La Real Maestranza de Caballería de La Habana, la única que se estableció en una capital ultramarina, fue fundada en el año 1709, por inspiración del maestre de campo don Laureano de Torres Ayala, marqués de Casa Torres, que fue gobernador y capitán general de la isla, y en la que participaron nueve regidores habaneros pertenecientes a los linajes más ilustres. El cabildo municipal de la Habana la aprobó por unanimidad, y posteriormente también S.M. el Rey Don Felipe V, Img mediante Real Decreto de 26 de agosto de 1713.

Actualmente, un grupo de títulos y de próceres españoles con raíces habaneras y cubanas han restaurado esta Real Maestranza de Caballería de La Habana, como asociación sin ánimo de lucro, proponiéndose principalmente organizar corporativamente a la antigua nobleza hispano cubana, especialmente la relacionada con la antigua Real Maestranza, pero abierta a todos los antiguos territorios hispano americanos. Es también su principal objetivo la realización de todo tipo de actividades culturales, que impulsen las líneas de promoción histórica, territorial, social y cultural de Cuba, así como de todos los países americanos del ámbito de la monarquía hispánica.